Marcas de colchones profesionales para complementar los beneficios de la danzaterapia

La danzaterapia es una terapia de movimiento que involucra el ejercicio físico, la espiritualidad y la expresión de las emociones para tratar problemas de las personas. Tiene numerosos e innegables beneficios, porque fomenta la autoaceptación del cuerpo, el autoreconocimiento, el autoestima, el manejo y la expresión de las emociones, generando bienestar y motivación. También, por supuesto, es excepcional para la actividad física, mejorando el tono muscular, la respiración y la postura.

Este último punto es particularmente importante, porque se ha demostrado continuamente la influencia de una mala postura en la salud en general. Es tanto así, que son muchos los especialistas de la salud que se esfuerzan en estudiar, explicar y aplicar las relaciones que se encuentran entre buenas y malas posturas, y otras manifestaciones de afecciones de salud. Entre éstos se podrían citar los especialistas en podología, fisioterapia, psicología, psicoterapia e incluso odontología.

El tratamiento de las posturas incorrectas, involucrando la detección y solución de sus causas, es esencial para el bienestar físico y mental. En muchas ocasiones, la danzaterapia es una excelente opción, pero también es necesario hacer algunos cambios complementarios en el estilo de vida.

¿Cómo ayuda la danzaterapia a la postura y al dolor?

La conexión con el propio cuerpo que la danzaterapia consigue resulta en una mayor conciencia de la postura, y del bienestar que produce cuidar de ella y de ejecutar bien cualquier movimiento. Contar con un instructor también es un gran apoyo, pues se enfoca en el movimiento elegante y rítmico, así como en cuidar de una postura erguida y refinada en todo momento durante el baile y las prácticas.

El impacto que tiene el baile, el movimiento, la expresividad, la práctica y la disciplina en el estado mental y emocional también es edificante para la salud física y también para la postura; pues, en una buena proporción de los casos, las malas posturas vienen dadas por estados mentales negativos, como desánimo, decaimiento, falta de confianza, baja autoestima y depresión.

Así mismo, es muy sabido que la práctica regular de actividad física incrementa la energía y el vigor de la persona, con lo que es más sencilla la tarea de mantener una postura más erguida durante todo el día, incluso en quienes aseguran al inicio que esto representa un esfuerzo muy agotador.  Al fortalecer la musculatura también ayuda a incrementar la tolerancia del dolor de ciertos padecimientos, como aquellos generados por la edad.

¿Es suficiente con la danzaterapia?

Aunque la danzaterapia puede pasar a ser un eje central para un cambio importante en la calidad de vida de muchas personas, no es suficiente para conseguir el mejor estado posible. Los cambios anímicos y físicos suelen tener un impacto positivo que permanece más allá de las sesiones, pero la rehabilitación del problema tratado, o incluso si se trata únicamente de la corrección de la postura, requerirá de algunas acciones complementarias.

Si se sufre de dolor o de mala postura crónica, es recomendable evaluar ciertos aspectos del entorno que puedan estar empeorando esta condición. Por ejemplo, dormir en un colchón inadecuado o muy viejo puede ser perjudicial al forzar posiciones incómodas y desaconsejadas, lo que deriva en un descanso insuficiente, menor energía y problemas de salud a largo plazo.

Las marcas de colchones profesionales implementan tecnologías que garantizan una mayor comodidad, transpirabilidad y ergonomía. También existe una gran variedad de materiales de fabricación, para todas las necesidades

También es necesario evaluar los lugares del hogar u oficina en los que se suele pasar mucho tiempo. Por ejemplo, las siguientes preguntas pueden ayudar a determinar cuáles hábitos están perjudicando la salud, la postura y el dolor:

¿Las sillas o sillones son ergonómicos, adaptados a las necesidades de su usuario? ¿Fomentan una mala postura? ¿La altura del monitor de la computadora o de la pantalla de la laptop de trabajo es adecuada para la cervical? ¿El tipo de cartera, bolso o mochila que se suele utilizar distribuye adecuadamente el peso, o es mejor cambiar de estilo? Si se tiene problemas de pisada u otros padecimientos podológicos: ¿se emplea el calzado adecuado para dicho problema?

Siempre es aconsejable una autoevaluación del estilo de vida y de los hábitos para deshacerse de las costumbres y las pertenencias que son perjudiciales.

Cambiar el modo de descansar puede ser más necesario de lo que parece

Cuando los colchones tienen mucho tiempo de uso, suelen adoptar “huellas” del cuerpo. Estos hundimientos, por leves que sean, repercuten en la postura que se tiene al dormir; y, por ende, pueden ser fuente de dolores, contracturas musculares e incomodidades. Algo similar sucede con las almohadas.

En este sentido, también se debe considerar que las necesidades de una persona con respecto a un colchón cambian con el tiempo. Con las oscilaciones de peso, los cambios de edad, de entorno o de clima, puede que el colchón de siempre se haya quedado atrás.

El énfasis que se realiza en el tema de las camas viene dado porque, cuando dormimos, somos inconscientes de lo que el cuerpo hace mientras dura el descanso. Las posturas y los movimientos cuando se está despierto pueden ser vigiladas, detectadas y corregidas, pero el asunto es más complicado mientras se duerme. Por este motivo, proporcionar al cuerpo las mejores condiciones para un descanso ideal es esencial para preservar la salud, la buena energía y una postura grácil.